Asociación de niñas y jóvenes católicas que aún no han elegido estado, y que buscan imitar en todo a la Santísima Virgen a través del cumplimiento de sus deberes en la vida familiar y parroquial; y que luego de un tiempo de probación, se consagran a su Santísima Madre como sus Hijas predilectas, sin ningún otro lazo que las ate más que el de un inmenso amor a su Inmaculado Corazón, la búsqueda de la perfección cristiana y la imitación de sus admirables virtudes.

†
"Qui me invenerit, inveniet vitam et auriet salutem a Domino" (Quien me encuentra, encuentra la Vida y alcanzará de Dios la Salvación).Prov. 8,34

domingo, 26 de julio de 2015

Recordatorios a las Hijas de María


Recordatorios a las Hijas de María

 "La belleza si no es está llevada por la modestia es una provocadora de los apetitos animales, que atacan con gran facilidad la fortaleza del alma y la derriban en poco tiempo" ("La década crítica" de un asistente de la Acción Católica, Capítulo IV, Sección II a). 

San Agustín dice vírgenes cristianas: "Huid de la compañía y la palabra de mujeres, cuya doctrina no es conforme al Evangelio y cuya vida es de cualquier forma digna de censura."

"Compórtate con la modestia y reserva que tendrías si usted presente Jesús y María" ("La imitación de María", por un religioso anónimo, Liv. II, capítulo XXVIII).

"Una recomendación especial para usted, niñas, sed siempre modestas en el vestir, andar y el hablar; modestos en todo, para que no sean nunca motivo de escándalo para nadie. No imitéis a ciertas jóvenes descaradas, que, tal vez inconscientemente, llevan una la vida que, por liviandad de trato, es totalmente escandalosa y causa de muchos pecados "(Giuseppe Perardi Teólogo, "Nuevo Manual del Catequista", Part. II, n. 199). 

"La perla más resplandeciente en una joven es la modestia, guardaos pues en el vestir, en el mirar, en el andar, en la cabeza y en todo el cuerpo, tanto en casa como fuera de ella, siempre resplandezca en vos esta virtud. San Pablo, recomendando a los fieles la modestia, les dice: 'Deja que tu modestia sea conocida de todos los hombres, porque el Señor está contigo. "

viernes, 5 de septiembre de 2014

sábado, 9 de agosto de 2014

domingo, 13 de julio de 2014

ESPECIAL: Fotos de Santa María Goretti

Final del mes especial de la gran "Fiesta de Santa María Goretti", co-patrona de la Pía Unión de las Hijas de María, obsequiamos una colección de imágenes sobre la vida de esta santa patrona nuestra y de todas las jovencitas cristianas que desean conservarse en virtud.

jueves, 26 de junio de 2014

Hoy, Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

Coronilla al Sagrado Corazón  de Jesús

V. Deus † in adiutorium meum intende.
R. Domine, ad adiuvandum me festina
V. Gloria Patri, et Filio, * et Spiritui Sancto.
R. Sicut erat et nunc et semper.

Amorosísimo Jesús mío, al mirar a vuestro adorable corazón y al verle todo piedad y dulzura para con los pecadores, siénteme alegrar el mío y llenar de confianza que seré bien acogida por Vos. Pero  ¡ay!  ¡cuántos pecados he cometido! Mas ahora como Pedro, como la Magdalena arrepentida, los lloro y detesto, porque os han ofendido, siendo Vos el sumo bien. Sí, sí, concededme un general perdón; y quisiera mil veces morir antes que volver a ofenderos; esto es lo que os pido por vuestro mismo corazón y que pueda vivir solamente para amaros.

Recítese un Pater y cinco Gloria

De Jesús sagrado corazón,
Acrecienta en mí tu amor.

2. Bendigo, Jesús mío, vuestro humildísimo corazón y os doy gracias porque  al dármelo por modelo, no sólo con vivas instancias me invitáis a imitarlo, sino que  también a costa de tantas humillaciones vuestras me señaláis y aplanáis la vía. ¡Insensata e ingrata que fui! ¡Oh! ¡cuánto anduve descarriada! Perdonadme. No seré más soberbia, sino que de corazón   humilde entre  humillaciones os quiero seguir y alcanzar paz y salud. Fortalecedme Vos y bendeciré en eterno vuestro corazón.
Un Pater y cinco Gloria. De Jesús, etc.

3. Admiro, Jesús mío, vuestro pacientísimo cora­zón y os doy gracias por tantos maravillosos ejemplos  de  invencible   paciencia  que  nos  dejasteis. Pésame   que   inútilmente   reprochan   mi  extraña delicadeza, que no quiere sufrir la más mínima pena. ¡Ah, amado Jesús mío! infundid en mi co­razón un ferviente y constante amor a las tribu­laciones, a las cruces, a la mortificación, a la penitencia, a fin de que siguiéndoos al Calvario, llegue con Vos a la gloria y felicidad del Paraíso.
Un Pater y cinco Gloria. De Jesús, etc.

4. En la presencia de vuestro   mansísimo cora­zón, amado Jesús mío, yo me espanto por mi corazón tan diferente del vuestro. Demasiado es
cierto que yo a una  sombra, a un
gesto, a una palabra en contrario me perturbo y quejo. ¡Ah! perdonad esos mis excesos y dadme gracia de imitar por el porvenir en cualquier contrariedad vuestra inquebrantable mansedumbre y pueda gozar de una paz perdurable y santa.
Un Pater y cinco Gloria.  De Jesús, etc.

5. Tribútense alabanzas, oh Jesús mío, a vuestro generosísimo corazón vencedor de la muerte y del infierno, pues  bien  se las merece  todas. Yo me confundo más y más al ver mi corazón tan pusi­lánime que teme por cualquier hablilla y respeto humano;  pero no será más así. De Vos imploro tan constante  fuerza que peleando y ganando en tierra, triunfe un día alegremente con Vos en el cielo.
Un Pater y cinco Gloria. De Jesús, etc.

Dirijámonos a María consagrándonos siempre más a ella y confiando en su maternal corazón, di­gámosle: Por las grandes prendas de vuestro co­razón dulcísimo, alcanzadme, oh gran Madre de Dios y Madre mía, verdadera y estable devoción a1 Sagrado Corazón de Jesús, Hijo vuestro, para que encerrada en él, con mis pensamientos y afectos cumpla con todos mis deberes y con generosi­dad de corazón sirva siempre, pero especialmente en este día, a Jesús.

V. Cor Jesu flagrans amore nostri. (Corazón de Jesús, ardiente de amor por nosotros.)
 R. Inflamma cor nostrum amore tui. ( R. Inflama nuestros corazones con vuestro amor.)



 OREMUS.

Concede quaesumus onmipotens Deus, ut qui in sanctissimo dilecti filii tui Corde gloriantes, praecipua in nos caritatis ejus beneficia recolimus, eorum páriter et actu delectemur et fructu. Per eudem Christum Dominum nostrum. Amen.


sábado, 14 de junio de 2014

Excelencia de la devoción a nuestro Ángel custodio - Parte 3 Final

Nosotros debemos honrar á nuestros ángeles custodios, darles gracias, invocarlos, y seguir sus inspiraciones. Es cierto, que el culto y la invocación de los santos ángeles, ó la veneración que la Iglesia ha tenido siempre por esos espíritus bienaventurados, no es en ninguna manera contraria al precepto de honrar y amar á Dios solo. Y en efecto, ¿sería posible hallar á alguno tan insensato para imaginarse que, porque un rey hubiese prohibido á cualquiera de sus vasallos el tomar el título de rey, y permitir que se le hiciesen los mismos honores que se hacen á su persona, fuese esto un indicio de que no quería que se honrase á sus ministros y á sus oficiales? Porque, aunque los cristianos honren á los ángeles siguiendo el ejemplo de los santos del antiguo Testamento, ellos se guardan bien de tributarles los mismos honores que á Dios. Así, cuando leemos que los ángeles han rehusado ciertos honores de parte de los hombres, esto ha sido porque en aquellas ocasiones se quería tributarles el ho­nor supremo que no es debido sino á Dios solamente. Y si Dios ha querido que se hiciesen tantos honores á los reyes, por medio de los cuales él gobierna este mundo; ¿por qué no debe ser permitido hon­rar a los ángeles, que son los ministros de quienes se sirve, no solo para el gobierno de su Iglesia en particular, sino también para el de todo este universo, y con el auxilio de los cuales somos librados todos los días de mil peligros, tanto del alma, como del cuerpo?
Entremos por lo tanto en los sentimientos de la Iglesia, y haga­mos todos nuestros esfuerzos para honrar á nuestros ángeles custo­dios. Oigamos a san Bernardo: Nosotros debemos tener, dice este Padre (In Psalm. Qai habitat) , un grande respeto a la presencia de nuestros ángeles tutelares, reverentiam pro praesentia-. su exce­lencia, su santidad, su dignidad nos inducen a ello. La majestad de los reyes de la tierra imprime tanto respeto, que su sola presencia nos mantiene en el deber. Pero, dice Jesucristo (Matth. XI, 11) el que es más pequeño en el cielo, es más grande que todo lo que hay di más elevado en la tierra: el último de los ángeles es más noble que el más grande potentado de este mundo: y siendo esto así, ¿con qué respeto no debemos estar delante de ellos, pensando que siempre están presentes á Dios, y al mismo tiempo siempre presentes a nosotros? Cuando nuestras pasiones quieren arrastrarnos a alguna acción indigna, imaginémonos, decía un sabio, que estamos delante de una persona de eminente virtud y de grande autoridad: este solo pensamiento nos contendrá. El consejo es bueno; pero sería mucho más eficaz si nuestra imaginación nos representara a esta persona realmente presente. Ahora bien, nuestro ángel de la guarda, ese espíritu tan noble y tan puro, está realmente presente a nosotros: y en este supuesto ¿cómo nos atreveríamos a hacer delante de él lo que nos avergonzaríamos de hacer en la presencia del último de los hombres? ¿Creemos acaso que sea insensible a un desprecio tan grande? ¿Y no tememos sus consecuencias?
2.° Si, en sentir de san Jerónimo (Lib. ni, Comment. in cap. 10 Matthei), es una prueba incontestable de la excelencia de nuestras almas el saber, que apenas son ellas creadas, cuando Dios les destina un príncipe de su corte para que tome cuidado de ellas y se encargue de conducirlas; sin embargo esto no es cosa que deba sorprendernos, puesto que está en el orden de la sabiduría de Dios el emplear esas inteligencias, como a oficiales suyos, en el gobierno de este vasto universo. Pero, el que esos espíritus inmortales, tan superiores a nosotros por su naturaleza, y dotados de aquella plenitud de felicidad de que disfrutan por la posesión del mismo Dios que es su supremo bien; que esas criaturas, digo, tan nobles, tan excelentes, tan perfectas, estén destinadas a conducir, no solo a príncipes y monarcas, sino también al mas ínfimo de todos los hombres y al mas miserable que exista sobre la tierra, y saber que se aplican a ello con todo el cuidado que pueda imaginarse, y que consideran este empleo como el mayor y el mas glorioso: esto es, hermanos míos, lo que debe causar admiración a todos los hombres, y ser no menos el motivo de su agradecimiento. La felicidad de que disfrutan, no les impide aliviar nuestras miserias: ellos están en el cielo, y conversan con los hombres sobre la tierra a un mismo tiempo: ellos alaban y bendicen al Criador, y están atentos á las necesidades de las criaturas.
De esto se sigue, que pueden considerarse esos espíritus bienaventurados bajo dos aspectos, que ambos se expresan con el nombre de ángeles, el cual es tomado de su oficio y no de su naturaleza, y significa mensajeros, embajadores, y enviados. Esto lo explicó muy bien san Bernardo. Esos espíritus puros, dice, dirigiéndose a Dios, son los vuestros y los nuestros a la vez, es decir, son vuestros embajadores cerca de los hombres, y al mismo tiempo son los enviados de los hombres cerca de Vos. Ellos no se contentan con tomar cuidado de nosotros, prestarnos toda clase de buenos servicios, procurarnos toda especie dé bienes, preservarnos de mil peligros, librarnos de infinidad de males: ellos presentan también nuestras oraciones a Dios, y nos traen sus gracias: ellos nos llevan, por decirlo así, en sus manos; y cuando tenemos la desgracia de caer, nos ayudan á levantarnos de nuestras caídas. ¿Qué reconocimiento no les debemos por tantos y tan grandes beneficios?
3.° El poder y el crédito de los santos ángeles se emplea continuamente y en toda su integridad á favor de nosotros, por nuestros asuntos, por nuestras necesidades; porque, como acabo de decirla, son nuestros ángeles cerca de Dios, y nuestros guías sobre la tierra. Ellos nos protegen contra nuestros enemigos, nos apartan del mal, y nos incitan al bien por medio de las buenas inspiraciones que nos dan, y las gracias que no cesan de procurarnos, rogando por nosotros. La misma Escritura santa nos dice (Tob. XII, 12), que esos espíritus bienaventurados presentan al Señor, no solo las oraciones y las lágrimas de los individuos en particular, sino también que se interesan por las provincias y los reinos (Dan.X, 12). Así es que está llena de testimonios que autorizan la invocación que les hacemos. Jacob pidió al ángel, con quien había luchado, que le bendijera (Gen. XXXII, 26): y hasta le obligó a ello, protestándole que no le dejaría ir sin que antes hubiese recibido su bendición. Y no solo invocó a este ángel á quien veía, sino también á otro al que no veía, como se desprende de estas palabras que dirigió a los hijos de José (Gen. XLVIII, 16): Proteja y bendiga a esos niños el ángel que me libró de todo mal: Angelus, qui eripuil me de cundís malis, benedicat pueris istis. Y en vista de ello, ¿qué no debemos esperar nosotros del socorro de nuestros ángeles de la guarda? ¡qué intercesión más poderosa ! ¡y con qué confianza no debemos implorar su asistencia!

Nosotros debemos acudir a nuestros ángeles custodios en todas nuestras necesidades, principalmente por la mañana y a la noche todos los días, y en dos ocasiones particulares, la primera de las cuales es cuando deliberamos ó queremos emprender algún asunto importante en el cual tenemos necesidad de consejo y de asistencia. Pidamos a nuestro buen ángel que nos guie en este asunto, de ma­nera que no lo emprendamos si no es conforme a la voluntad de Dios, para su servicio y nuestra salvación, y que nos asista para concluirlo felizmente. Este medio es muy eficaz para que tengan un buen efecto nuestras oraciones, y para atraer la bendición del cielo sobre todas nuestras empresas. Es imposible que dejen de tener un feliz suceso teniendo tan buen conductor, que es a un mismo tiempo muy fiel, muy poderoso y sumamente sabio. La segunda ocasión es cuando nos vemos atacados de alguna tentación, y expuestos al pe­ligro de ofender a Dios. Cuando viereis, dice san Bernardo, que os amenaza de cerca una grande tentación, ó que se acerca una grande tribulación, invocad á vuestro custodio, á vuestro guía, á aquel que os socorre con oportunidad en vuestras necesidades. En una pala­bra, encomendaos á él todos los días de vuestra vida: rogadle que vele sin cesar sobre vuestra conducta: sed dóciles y fieles en seguir las santas inspiraciones que él os sugiere: pedidle que os preserve de los males de esta vida, y en especial del pecado que es el mayor de los males, y que por fin os conduzca á la vida eterna. Amén.

sábado, 31 de mayo de 2014

Excelencia de la devoción a nuestro Ángel custodio - Parte 2

      


      Si vosotros me preguntáis qué es lo que excita a nuestros ángeles custodios a socorrednos con tanto celo, y lo que los induce a manifestarnos tanto amor, os diré que ellos ven sin cesar la cara de Dios, ellos están siempre en su presencia. Allí ven los movimientos de su corazón y el amor infinito que tiene por nosotros: así es que toman todas las dimensiones de aquella caridad divina, sobre la cual regulan la suya. Esas inteligencias sublimes la contemplan en el mismo Dios, iluminadas como son de las luces de la gloria: ellas conciben su altura y profundidad: ellas ven que dios, ese Ser infinito e incomprensible, se digna fijar sus ojos sobre criaturas tan débiles como son los hombres: consideran por fin, que desde la eternidad Dios los ha amado, ha querido asociarlos a su propia dicha, y no se ha desdeñado de revestirse de su naturaleza en el misterios adorable de su Encarnación.

       Pero ¿es cierto, que todos nosotros tengamos nuestro ángel de la guarda? Sí, hermanos míos: este es el sentimiento de la Iglesia universal, de que cada uno de nosotros tiene un ángel de la guarda que la providencia ha sometido a su conducta para ayudarle a alcanzar la vida eterna. Dios, dice el profeta (Sal 90, 11), ha mandado a los ángeles que os guarden en todos vuestros caminos; y el Hijo de Dios dice en el Evangelio (Sn. Mat 18,10): Guardaos de despreciar a uno siquiera de esos pequeños; porque yo os declaro que los ángeles de ellos contemplan sin cesar la cara de mi Padre que está en los cielos. De estos espíritus celestiales, los unos gobiernan los cielos y los astros, los otros gobiernan los reinos, y, como dice San Clemente, cada nación tiene su protector que tiene de ella un cuidado particular. Por ejemplo, hay un ángel tutelar de la España, de la Francia, etc.; y en las sagradas Letras hallamos uno (Dan. X, 43) que es llamado el príncipe de los Persas, porque velaba para el bien común de aquel imperio. Los hay que están encargados de la protección de las familias religiosas, como lo observa santo Tomás; otros de las iglesias y templos consagrados a Dios. Algunos santos Padres hasta sostienen, que hay ángeles protectores de las casas particulares, en especial de aquellas que son gente de bien. Pero sea de esto lo que se quiera, está fuera de toda duda, que cada uno de los hombres tiene el suyo que le sirve de tutor y gobernador, como es muy conforme al poder, a la sabiduría y a la bondad de Dios.

     La Escritura nos refiere que el lecho del rey Salomón estaba rodeado de sesenta guardias, los más fuertes, los más valientes y los más diestros que había en Israel, y que todos ellos velaban armados de su espada mientras que el príncipe dormía, para defenderle de las sorpresas y de los peligros de la noche. Gracias a la misericordia divina, no hay ni uno de nosotros que no pueda gloriarse de tener semejante dicha, y aún mayor. Nosotros estamos rodeados, no de sesenta guerreros escogidos entre los hombres siempre susceptibles de debilidad o sorpresa, sino de un guerrero inmortal e invencible, escogido entre las tropas y los ejércitos del Señor. Es un espíritu celeste, que vela para guardar y defender a nuestras almas contra las asechanzas de las potestades de las tinieblas y de los infiernos. Es un ángel del Altísimo, que tiene cuidado de que nuestros enemigos no se valgan de alguna sorpresa, y no vengan a turbar nuestro reposo.


       ¡Qué motivo de confianza, hermanos míos, qué medio más eficaz para obtener de Dios todas las gracias que nos son necesarias si sabemos aprovecharnos de esta coyuntura! Si un embajador que reside en la corte de un príncipe extranjero, no deja de hacer uso de todo su talento y su crédito para conducir bien los negocios de que está encargado y obtener su buen resultado: nosotros, a quienes Dios ha elevado a la categoría de amigos suyos y de príncipes de su sangre con la alianza que ha querido contratar con nosotros en el bautismo, ¿qué es lo que debemos temer de nuestros enemigos visibles e invisibles, teniendo en su corte a un ángel, que es un residente ordinario? Yo sé muy bien, que nosotros tenemos grandes asuntos que tratar: no es cuestión de un pequeño interés temporal, sino de la herencia del reino celestial y de una felicidad eterna: yo sé que hay muchas cuestiones que discutir, y que nuestros enemigos oponen a ellas extraños obstáculos. Pero a pesar de ello ¿qué tememos? Sepamos encargar nuestros intereses a ese embajador y a ese agente tan fiel, tan inteligente, tan celoso y lleno de poder. ¡Cuántas veces hemos roto la alianza entre nuestra alma y Dios a causa de nuestras infidelidades y rebeldías! ¡Y cuántas veces nuestro buen ángel ha aplacado el justo enojo del Señor, alegado nuestro flaqueza, hecho presentes los lazos y las sorpresas que han armado nuestros enemigos, y nos ha obtenido tiempo para entrar otra vez en nosotros mismos, para hacer penitencia y evitar los justos castigos que habíamos merecido! (Continuará)

Excelencia de la devoción a nuestro Ángel custodio - Parte 1



"Angelus meus vobiscum est"
"Mi ángel está con vosotros..." Baruc 4, 6

      La Religión cristiana nos enseña, que todos tenemos ángeles custodios, que nos ven aunque nosotros no los veamos: que durante la noche y durante el día, ya que que hablemos, ya sea que guardemos silencio, ya sea que descansemos o que andemos, están siempre al lado de nosotros, recogiendo todas nuestras palabras y observando nuestras acciones y todos nuestros movimientos. Nuestros ángeles custodios están encargados por la divina Providencia de nuestra seguridad para que nos acompañen y no nos dejen sino después de la muerte. Dios los ha enviado para observar todo lo que nosotros hacemos, y darle cuenta aunque él lo sepa. Él los ha puesto como testigos fieles, cuya integridad no podemos corromper, como ni tampoco sorprender la vigilancia, engañar la sabiduría, huir la presencia, ni eludir el testimonio. Vosotros podéis muy bien evitar cualquier otra presencia cambiando de vestidos y de nombre, pasando de ciudad en ciudad, de reino en reino; pero esas astucias son del todo inútiles para sustraeros de la presencia de vuestro ángel. A cualquier parte que vayáis él os sigue, aunque fuera  a las soledades más inaccesibles. Todavía hay más: no sólo él no os abandona nunca, sino que os conduce por el buen camino y os defiende contra los ataques de vuestros enemigos: él se inquieta por vosotros, y tiene un cuidado todo particular de vosotros. Así pues, ¿qué reconocimiento no debeis tener, hermanos mios, a vuestros ángeles custodios, y con qué humildad y acción de gracias no debeis agradecer todos los cuidados que ellos toman continuamente por vuestra salud? ¡Ojalá pudiese yo excitar en vosotros estos sentimientos que parecen borrados del corazón de la mayor parte de los cristianos, y despertar vuestra fe y vuestra devoción a los santos ángeles que Dios ha establecido para que os guarden!

    ¡Cuán grandes son, hermanos mios, las misericordias de Dios! Aunque pueda él hacerlo todo inmediatamente por sí mismo, se sire no obstante de las causas segundas para la ejecución de sus designios. Propiamente hablando, es Dios solo el que nos guarda, el que nos conserva, el que nos rodea por todas partes de su protección. Pero lo que él puede hacer por sí solo, quiere efectuarlo por el ministerio de los santos ángeles que nosotros llamamos comúnmente por este motivo nuestros ángeles custodios. Ellos lo son en efecto por los muchos buenos oficios que nos prestan casi a cada instante, y que el Espíritu Santo nos ha indicado en las santas Escrituras, de los que ha querido darnos una excelente idea por estas palabras que Dios dirigió a su pueblo (Éxo 23,20): Yo te enviaré mi ángel que irá delante de ti, te guardará durante el camino y te introducirá en el lugar que he preparado. Así pues, nuestros ángeles de la guarda velan sobre nosotros continuamente y nos asisten sin cesar en medios de los peligros que corremos y que nos ponen en todos momentos a riesgo de perdernos. Muchas veces nos dormimos sobre el borde del precipicio,  y nuestro ángel de la guarda nos despierta,, como lo hizo en otro tiempo con San Pedro en la cárcel (Act 9,7) Surge velociter: Despiértate, sal de este lugar, abandona esta casa, rompe estas cadenas. Otras veces nos avisa con presentimientos interiores. Nosotros no sabemos ni de dónde vienen, ni lo que quieren decir; pero si no hubiésemos sido disuadidos de ir a a tal parte según teníamos costumbre, o de dar tal paso, estábamos perdidos sin remedio. Ignoramos el cómo hemos sido preservados de aquella desgracia: pero es nuestro buen ángel, ese guardián fiel que nos conduce en todos nuestros caminos. (Continuará)

sábado, 10 de mayo de 2014

Santa María Mazarello, Ilustre Hija de María




Santa religiosa que fue hija de María, y a su vez, fundadora de una de las congregaciones más grandes para la Iglesia: «Santa María Mazarello», Hijas de María Auxiliadora. Cuando tuvo edad comenzó a ir a la catequesis y a los 15 años, por invitación de Ángela Maccagno, ingresó al primer grupo de la Pía Unión de las Hijas de la Inmaculada. La pertenencia a esta asociación le dio la oportunidad de profundizar la devoción mariana. La Virgen se convirtió en el ideal de vida consagrada y apostólica. Entonces su compromiso se intensificó y se extendió a las jóvenes, a las madres de familia y a los enfermos del pueblo. Perteneció a ellas durante dieciséis años que dejaron huella en la joven María.

"Su Primer Encuentro con Don Bosco"

1863 es un año muy revuelto, por lo visto. María empieza a coger a niñas internas, abre una pequeña casa los fines de semana… Y en otro lado de Italia D. Bosco tiene un sueño. Sí, otro de sus sueños. Esta vez sueña que ya está bien de dedicarse sólo a los niños, las niñas también necesitan ayuda.

Y, casualidad, a los pocos días se encuentra con Don Pestarino el párroco del pueblo. Y hablando, hablando… le habla de María y su asociación. D. Bosco, que comprende que es lo que deseaba, empieza a maquinar… Promete ir al pueblo. De momento da al cura una medalla de Mª Auxiliadora para cada una de las jóvenes que trabajan con Maín, que era el nombre que daban a María Dominica Mazzarello.

¡Una medalla! ¡Vaya cosa! ¿Vaya cosa? Pensar que cuántas cosas consiguió Don Bosco pidiéndoselas a María Auxiliadora. Y un día Don Bosco se presenta con la banda de sus chicos . ¡La que se armó! Como ya era famoso, hasta adornaron el pueblo. Conoce y saluda a María y sus amigas, cuando se va, lanza una propuesta al pueblo: ¿Por qué no hacéis un colegio? La cosa cuajó. Y todo el pueblo se puso a construir el colegio para Don Bosco.

La verdad es que pasaron mucha hambre, viviendo como podían; pero como tenían claro lo que querían, siguieron adelante. Mientras tanto, el colegio está acabado y Don Bosco viene a bendecirlo. Cuando se entera de cómo viven las chicas, dice para sus adentros: ¡Ya está! Estás son las de mi sueño. Se encargarán de las chicas como yo de los chicos. Y les manda un reglamento.

Mientras, María y sus compañeras de Asociación deciden ir a vivir juntas, en comunidad, y así poder atender mejor a las niñas. Pero los padres de María se niegan. Don Pestarino intercede y les convence. ¡Empieza una nueva época para ellas! Eligen a María “directora”. Ella no quiere. ¡Si casi no sabía leer y escribir! Pero insisten tanto…que por fin acepta. Poco después llama a Don Pestarino para preguntarle cómo ve que las Hijas de la Inmaculada se conviertan en las Hijas de María Auxiliadora; es decir, que sean las Fundadoras de la Congregación de las Salesianas… Y para empezar, que el colegio que habían hecho será para las chicas. ¡¡¡La que se armó en Mornese!!! Con lo que les había costado hacer el colegio ¡Iba a ser para mujeres! Fue la guerra. Hasta piedras les tiraron. Pero como toda obra que es de Dios, dio frutos que perduran hasta nuestros días.

Su fiesta se celebra el 13 de mayo, mismo día en que se aparece su amada Madre  celestial a unos pastorcitos en tierras portuguesas.


jueves, 24 de abril de 2014

Octava de Pascua de Resurrección

+ Ave Maria:


Vivamos esta semana de Octava de Pascua, junto con la Reina del cielo, y unámonos a las alegrías que siente su Inmaculado Corazón de ver a su Hijo resucitado y triunfante de gloria. Digámosle, y al mismo tiempo pidámosle;  ¡María, Madre mía, que tus alegrías sean las mías, me regocijo contigo y quiero servirte siempre fiel como hija tuya. Ayúdame a no dejarme llevar de las desolaciones, y estando firme en la fe, combatir de tu mano contra los tres enemigos del alma. Amén!

Exclusivo: imágenes del Santuario de Lourdes, Francia.

Regina Caeli.....!


sábado, 22 de marzo de 2014

Tiempo de cuaresma

ORACIÓN

Madre mía Dolorosa,
desecha en amargo llanto,
al pie del madero santo
en donde expira el Redentor.

Con tu manto protector,
cúbrenos dulce María,
y antes que la culpa impía
mi pecho llegue a manchar,
mil veces llegue a expirar
a tus plantas Madre mía.
Amén.


LECTURA: DE LOS EJERCICIOS 

DE LA MORTIFICACIÓN EXTERIOR

 (San Franscisco de Sales - Introducción a la Vida Devota)

     Los que entienden en cosas rústicas y campestres aseguran que si se escribe una palabra sobre una almendra bien entera, y después se encierra ésta de nuevo en la cáscara, bien colocada y cerrada con todo cuidado, y se planta de esta manera, todo el fruto que el árbol producirá después, llevará igualmente escrito y grabado el mismo nombre, En cuanto a mí, Filotea, nunca he podido aprobar el método de aquellos que, para reformar al hombre, empiezan por el exterior, por el porte, por los vestidos, por los cabellos.    
    Muy al contrario, me parece que es menester comenzar por el interior: «Convertíos a Mí de todo corazón», nos dice Dios: «Hijo mío, dame tu corazón»; porque así, siendo el corazón la fuente de los actos, son éstos lo que aquél es. El divino Esposo, al convidar al alma, le dice: «Ponme un sello sobre tu corazón, como un sello como sobre tu brazo». Sí, ciertamente, pues cualquiera persona que tenga a Jesucristo en su corazón, lo tiene también en todas sus acciones exteriores.
     Por esto, amada Filotea, he querido, ante todo, grabar y escribir en tu corazón este santo y sagrado: VIVA JESÚS, bien convencido de que, después de esto, tu vida, que proviene de tu corazón, como el almendro de la almendra, producirá todos los actos, que son sus frutos, escritos y grabados con el mismo nombre de salvación, y que, tal como vivirá Jesús en tu corazón, vivirá también en todas tus exterioridades, y se manifestará en tus ojos, en tu boca, en tus manos y aun en tus cabellos, y podrás decir santamente, a imitación de San Pablo: «Vivo yo, mas no soy yo quien vivo, sino que Jesucristo vive en mí». En una palabra: el que ha ganado el corazón del hombre ha ganado a todo el hombre. Pero este mismo corazón, por el cual queremos comenzar, requiere que se le instruya acerca de cómo ha de regular su manera de conducirse y su porte exterior, a fin de que, no sólo se vea en él la santa devoción, sino también una gran prudencia y discreción. Con este fin, voy a hacerte algunas advertencias.


      Si puedes soportar el ayuno, harás bien en ayunar algunos días, además de los prescritos por la Iglesia; porque, aparte del efecto ordinario del ayuno, que es elevar el espíritu, refrenar la carne, practicar la virtud y alcanzar una mayor recompensa en el cielo, aunque no sean muchos los ayunos, no obstante el enemigo nos teme más cuando conoce que sabemos ayunar. Los miércoles, viernes y sábados son los días en los cuales los antiguos cristianos más se ejercitaban en la abstinencia; escoge, pues, algunos de estos días para ayunar, según te lo aconsejen tu devoción y la discreción de tu director.


     De buen grado diré aquello que San Jerónimo decía a la buena dama Leta: «Mucho me desagradan los ayunos largos e inmoderados, sobre todo en aquellos que se hallan en edad todavía tierna. He aprendido, por experiencia, que el potro, cuando está cansado de andar, busca la manera de escabullirse»; es decir, el joven debilitado por el exceso en los ayunos, fácilmente degenera en la molicie. En dos ocasiones corren mal los ciervos: cuando están demasiado cargados de grasa y cuando están demasiado flacos. Nosotros estamos muy expuestos a las tentaciones, cuando nuestro cuerpo está demasiado nutrido y cuando está demasiado débil, porque lo primero lo vuelve insolente a causa de su vigor, y lo segundo lo vuelve desesperado a causa de su flaqueza; y, así como nosotros a duras penas podemos llevar el cuerpo cuando está demasiado grueso, tampoco él puede llevarnos a nosotros cuando está demasiado flaco. La falta de esta moderación en los ayunos y austeridades inutiliza para el servicio de la caridad los mejores años de muchos, como sucedió al mismo San Bernardo, que, después, se arrepintió de haber sido demasiado austero; y, en el mismo grado en que han maltratado el cuerpo en los comienzos, se ven obligados a halagarlo después. ¿No sería mejor darle un trato justo y proporcionado a las cargas y trabajos a que esté obligado por su condición?


      El ayuno y el trabajo rinden y abaten la carne. Si el trabajo que haces te es muy necesario o es muy útil para la gloria de Dios, prefiero que sufras la penalidad del trabajo que la del ayuno; éste es el sentir de la Iglesia, la cual, por consideración a los trabajos útiles al servicio de Dios y del prójimo, exime a los que los hacen aun del ayuno de precepto. Uno se mortifica ayunando, otro sirviendo a los enfermos, visitando a los presos, confesando, predicando, asistiendo a los desolados, orando y con otros ejercicios semejantes; esta mortificación vale más que aquélla, porque, además de refrenar, como ella, produce frutos mucho más deseables. Por lo tanto, en general, es preferible guardar las fuerzas corporales más de lo necesario, que agotarlas más de lo que conviene, pues podemos abatirlas siempre que queremos, mas no repararlas siempre que es necesario.

         Me parece que hemos de sentir mucha reverencia por el aviso que nuestro Salvador y Redentor Jesús dio a sus discípulos: «Comed lo que os pongan delante». Creo que es mayor virtud comer, sin elegir lo que te presenten y por el mismo orden que te lo den, ya sea de tu agrado, ya no lo sea, que escoger siempre lo peor. Porque, aunque esta manera de vivir parece más austera, no obstante la otra exige más resignación, pues, por ella, no sólo se renuncia al propio gusto, sino también a escoger, y, ciertamente, no es pequeña austeridad doblegar siempre el propio gusto al gusto de los demás y tenerlo sujeto a las circunstancias, tanto más cuanto que esta clase de mortificación no es aparatosa, ni molesta para nadie, y muy apropiada a la vida social. Rechazar unos manjares para tomar otros, picar y gustarlo todo, no encontrar nunca cosa alguna bien hecha ni limpia, quejarse a cada momento.... todo esto delata un corazón goloso y demasiado atento a los platos y a los manjares. Más dice en favor de San Bernardo que bebiese, sin darse cuenta, aceite en lugar de agua o vino, que si, a sabiendas, hubiese bebido agua de ajenjos; porque era señal de que no pensaba en lo que bebía. Y, en este descuido de lo que se ha de comer o beber, consiste la práctica perfecta de esta sagrada advertencia: «Comed lo que os pongan delante». No obstante, exceptúo los manjares que perjudican a la salud o que ponen enfermizo al espíritu, como son, para muchos, los manjares calientes o picantes, alcohólicos o flatulentos, y exceptúo también algunas ocasiones en las cuales la naturaleza necesita ser recreada o alentada, para poder soportar algún trabajo para la gloria de Dios.Una constante y moderada sobriedad vale más que las abstinencias violentas, hechas de tarde en tarde y con treguas de gran relajación.


        Es menester emplear la noche en dormir, tanto como sea necesario, para poder velar muy útilmente de día, cada uno según su complexión. Y, como quiera que la Sagrada Escritura, en muchos lugares, el ejemplo de los santos y la razón natural nos recomiendan, en gran manera, el madrugar, por ser este tiempo el mejor y el más fructuoso de nuestro día, y el mismo Nuestro Señor es llamado sol naciente, y la Santísima Virgen alba del día, creo que es una virtud acostarse temprano, por la noche, para poder despertarse y levantarse muy de mañana. Ciertamente, esta hora es la más agradable, la más dulce y la menos embarazosa; aun los pájaros, en ella, nos invitan a despertarnos y a alabar a Dios: así, pues, el madrugar es útil a la salud y a la santidad.     

       Balaán iba, montado en su asna, al encuentro de Balac. Mas, como que no obraba con rectitud de intención, le esperó en el camino el ángel con una espada para matarle. La asna, que veía al ángel, se detuvo pertinazmente por tres veces; Balaán no cesaba de golpearla cruelmente a bastonazos, para obligarla a andar, hasta que, a la tercera vez, la asna, agachándose, con Balaán montado encima, le habló, por un milagro, y le dijo: «¿Qué te he hecho yo? ¿Por qué me has golpeado ya tres veces?» Y enseguida se le abrieron a Balaán los ojos, y vio al ángel el cual le dijo: «¿Por qué has pegado a tu asna? Si ella no hubiese retrocedido delante de mí, yo te hubiera muerto y hubiera salvado a ella». Entonces dijo Balaán al ángel: «Señor, he pecado, porque no sabía que te hubieses puesto frente a mí, en el camino». ¿Lo ves Filotea? Balaán es la causa del mal, pega y da de bastonazos a la pobre asna, que no tiene ninguna culpa.

        ¡Ah pobre alma! Si tu carne pudiese hablar, como la burra de Balaán, te diría: ¿Por qué me pegas, miserable? Es sobre ti, alma mía, que Dios descarga su ira; eres tú la criminal. ¿Por qué me induces a malas conversaciones? ¿Por qué aplicas mis ojos, mis manos, mis labios a las deshonestidades? ¿Por qué me perturbas con imaginaciones perversas? Ten pensamientos buenos, y yo no tendré movimientos malos; trata con personas honestas, y yo no seré excitada por su concupiscencia. ¡Ah! eres tú la que me arrojas al fuego, y, después, quieres que no arda; tiras pavesas a los ojos, y no quieres que se inflamen». Y Dios te dice, indudablemente, en estas ocasiones: «Castiga, rompe, acuchilla, despoja principalmente tu corazón, ya que es contra él que se ha encendido mi enojo». Es cierto que para curar la comezón no es tan necesario lavarse y bañarse como purificar la sangre y refrescar el hígado; así también, para curar nuestros defectos, bueno es mortificar la carne, pero, ante todo, es necesario purificar nuestros afectos y refrescar nuestros corazones. Ahora bien, en todo y por todas partes, de ninguna manera se han de emprender austeridades corporales sin el consejo de nuestro guía.